jueves, 3 de octubre de 2013

Capítulo Cuarenta y Cuatro: Plan en marcha.




Narra Rebecca.

- Bien, entonces lo llevaremos a cabo el sábado.-dijo Zayn.
- A mí me toca pasar el fin de semana en Londres.-dijo Des.- Pero ayudaré en lo que pueda.
- Nosotros tampoco vamos a estar aquí.-habló Liam mirando a Taylor.
- No importa.-dijo Niall.- Quedamos nosotros.-señaló a Zayn, Jess, Lou y a mí.
- Mi casa estará libre, creo que mis padres van a ir a visitar a mis abuelos a Manchester.-hablé.- Así que, con la excusa de que nos han mandado muchas cosas, conseguiré que me dejen quedarme.
- Y luego yo iré a hacerte una visita.-dijo Niall mirándome pícaro y todos rieron menos yo, que le propiné un pequeño golpe en el brazo.- Auh.
- Y ahí es donde entras tú.-dijo Louis señalando a Jessica.
- ¿Qué voy a inventarme para convencerla de que venga conmigo? –preguntó ella algo insegura, ya nos había advertido que era muy mala echando mentiras.
- Fácil.-dijo Tay.- Dile que vais de compras.
- Claro, y que pasáis a recoger a Bec.-dijo Zayn.
- Y el resto, ¡corre por nuestra cuenta! –exclamó Niall.
- ¿De verdad creéis que funcionará? –dijo Harry que se había limitado a escuchar cómo lo planeábamos todo hasta el momento. Liam puso una mano sobre su hombro.
- Por supuesto que sí.-le dijo.

Narra Liam.

- Nos vemos en el recreo.-le dije a Tay mientras ella se dirigía al aula donde daba francés y yo caminaba hasta el de dibujo.

Allí me encontré, sentada en nuestro sitio de siempre a Gianna, haciendo algunos garabatos sobre una hoja de papel. Me senté a su lado después de dejar la mochila a un lado en el suelo, saqué lo necesario y lo dejé sobre la mesa.

- ¿Cómo estás?-le pregunté.
- Bien.-me contestó intentando mostrarme una sonrisa. Se la veía mucho mejor que a Harry pero estaba seguro que por dentro estaba igual de destrozada que él, aunque no quisiera demostrarlo.- ¿Y tú? –me encogí de hombros.
- Como siempre.-le contesté.- ¿Seguro que estás bien, Gia? –volví a preguntar. Me miró pero esta vez pude comprobar que en sus ojos se estaban acumulando las lágrimas a pesar de que ella estaba haciendo todo lo posible porque no salieran.
- Liam es que…n-no…-Fue un intento de frase fallida. No pudo seguir porque se le había quebrado la voz y en vez de dejarla que siguiera, simplemente la abracé.
- Todo va a estar bien, no te preocupes.-le dije mientras ella se aferraba a mí.

- Payne, Swan, basta de carantoñas.-gritó el profesor entrando por la puerta de la clase. Nos separamos al instante.
- ¿Sabes que pareces un oso panda? –le susurré mientras el profesor explicaba una técnica de dibujo.
- Mierda.-murmuró, maldiciendo que el rímel se hubiera corrido a causa de las lágrimas.
- Anda, toma.-dije tendiéndola un clínex.- Osito panda.-volví a llamarla así y nos echamos a reír.

Una hora después, la clase terminó y mientras que yo me reuní con Tay para ir más tarde con los demás, vi a Gia alejarse con aquel tipo rubio llamado James.

Narra Destiny.

- ¿Qué voy a hacer yo solo todo el fin de semana? –me preguntó Louis mientras terminaba de meter lo esencial en el bolso.
- Pues ayudar a la parejita a reconciliarse, ¿te parece poco? –respondí.
- Pero es que yo prefería pasarlo contigo.-sentí sus brazos rodeando mi cintura y su aliento en mi cuello.
- Sabes que es la norma para que viva aquí: ir cada quince días a Londres.-dije cerrando los ojos, disfrutando del pequeño camino de besos que estaba trazando por mi cuello.
- No me gusta esa norma.-musitó.- Por no hablar de que el vecino de tu padre es Mark y eso me gusta aún menos.-no pude evitar reír. Ahí estaba el Louis celoso.- Y encima te ríes, no le veo la gracia.-me giré para mirarle, aun sonriendo y me le encontré con los brazos cruzados.
- ¿Tengo que recordarte que le dejé a él por tí? –dije apoyando mis manos sobre sus brazos. Una pequeña sonrisa asomó por sus labios.- Vamos, Louis, que no va a pasar nada, no tienes que ponerte celoso.-dije cogiendo el bolso y colgándomelo de un hombro después.
- No estoy celoso.-sonreí.
- Lo estás.-me incliné frente a él para depositar un pequeño beso en sus labios.- Pero no tienes de que preocuparte. Seré una chica buena, lo prometo.-dije medio riendo y pasó su brazo por mi cintura, pegándome a él.
- Más te vale, pequeña.-dijo en tono amenazante antes de atrapar mis labios entre los suyos.
- ¡Des, papá ha llegado! –gritó mi hermana. Cogió el bolso donde llevaba la ropa necesaria para el fin de semana y ambos bajamos para encontrarnos a mi padre charlando con mi madre y Wen.

Narra Louis.

- Hola.-saludó a su padre con un beso en la mejilla.
- ¿Estás lista? –ella asintió y después él posó su mirada en mí.- Oh, hola Louis, hacía mucho tiempo que no te veía.-extendió su mano y la estreché.

Sonreí levemente y observé a Des reírse por lo bajo. Sabía por qué lo hacía. Debía de tener una cara de susto impresionante, pero claro, ¿cómo no tenerla cuando el padre de tu novia te mira con esa cara que está diciendo a gritos “como se te ocurra hacerle algo a mi niña, eres hombre muerto”? Ella se despidió de su madre y su hermana y yo les acompañé hasta la calle. Mientras su padre metía el bolso que yo había bajado en el maletero, Des se acercó a mí de nuevo.

-Suerte con el plan, mantenme informada, eh.-me dijo.
- Claro.-sonreí.- Y no te asustes, mi padre vive lejos, tardaría dos horas en llegar aquí, te da tiempo a escapar.-susurró divertida.
- Ja-ja-ja que graciosa.-sonreí forzosamente.

- Nos vemos el domingo.-dijo.- Te quiero.-se puso ligeramente de puntillas para besar mis labios. La retuve unos segundos más conmigo, haciendo aquel beso un poco más largo.
- Y yo a ti, pequeña.-susurré al separarnos y tras dedicarme una última sonrisa, se sentó en el asiento de copiloto y el coche desapareció por el final de la calle.

El sábado me dirigí a casa de Harry para darle ánimos, sabía que me necesitaría porque seguramente llevaría toda la mañana preguntándose si de verdad debía llevar a cabo el plan o no. Llegué en unos veinte minutos y fue Anne la que me abrió y me hizo pasar después de darme un abrazo. Subí a la habitación de Harry y, como ya era costumbre, entré sin llamar. Me le encontré tumbado bocaabajo en la cama.

- Tío, ¿no habíamos pasado ya esta fase? –le pregunté. Negó con la cabeza.- Vamos, levanta, esta tarde es el momento esperado.-dije zarandeándole.
- No va a servir para nada, lo sé.- ¡Viva! Me iba a pasar toda la mañana intentando ahuyentar todo rastro de negatividad de la cabeza de Harry. Tarea bastante complicada.

Narra Taylor.

- Pero no iréis los dos solos, ¿verdad? –volvió a preguntar mi padre por no sé cuánta vez en lo que iba de semana.
- ¿Quieres dejar a la niña tranquila? –dijo mi madre asomándose por la puerta de mi habitación.
- No, papá, no vamos solos, vamos con sus padres.-le contesté con pesadez, metiendo en la maleta una camiseta para mañana.- Además, mañana estoy de vuelta.
- Liam es un caballero, no hay de qué preocuparse.-le defendió mi madre y la dediqué una sonrisa. Cerré la maleta y escuché el timbre.
- ¿Puede abrir tú? –le pedí a ella.
- Ya voy yo, así charlo con él un poco.-dijo mi padre y negué con la cabeza. No tenía remedio.

Volví a mirarme en el espejo y estiré el vestido que Liam me había regalado. Me eché el pelo hacia delante y me puse un poco de brillo de labios.

- Estás preciosa.-dijo mi madre sonriendo.
- Gracias, mamá.-contesté.-
- Será mejor que bajemos a salvar a tu chico.-reí y asentí. Cogí la maleta y ambas bajamos.- Hola Liam.-le saludó con un abrazo.
- Hola señora Roberts.-respondió.
- ¿Nos vamos? –pregunté y me miró de arriba abajo sonriendo.
- Estás guapísima.-dijo antes de besar mi mejilla. En presencia de mi padre nunca se atrevía a besarme en los labios, le infundía bastante respeto.

Nos despedimos de mis padres y fuera estaban los suyos esperándonos en el coche. Metí la maleta en el maletero y nos sentamos en la parte de atrás. Su padre puso en marcha el coche y fuimos charlando animadamente durante todo el camino. Me tensé un poco al ver el cartel que anunciaba que habíamos llegado a la ciudad natal de mi novio. A sus padres ya les caía bien, ahora tocaba dar una buena impresión al resto de la familia.

Narra Niall.

Salí de casa sobre las cinco menos cuarto para llegar a la hora acordada a la casa de Bec, donde tendría lugar nuestro estupendísimo plan. Llamé al timbre y en seguida ella me abrió la puerta con una gran sonrisa. Besé sus labios y me invitó a pasar.

-¿Soy el primero? –pregunté. Ella asintió.

- Aunque no creo que tarden mucho en llegar los demás.-me contestó.- Voy a terminar de arreglarme, si llaman, los abres.-me indicó mientras subía las escaleras.
- Claro.-contesté y me interné en la cocina, buscando algo que llevarme a la boca.

Normalmente me pasaba el día comiendo y ni decir tiene que cuando estaba nervioso, comía todavía más si es que eso era posible. Encontré una bolsa de patatas fritas de la que me adueñé al instante y volví al salón.

-¿Ya estás comiendo? –me dijo ella llegando hasta donde me encontraba yo.
- Esto del plan me ha dado hambre.-me excusé y ella rió.
- Ya están aquí.-dijo cuando sonó el timbre. Fue a abrir y, efectivamente, ahí estaban Louis, Zayn y Harry.
- ¿Y esas caras? –les pregunté.
- Quiere echarse atrás.-explicó Zayn.
- Ah, no, de eso nada.-me negué rotundamente.
- Si es que va a querer matarme, y lo sabéis.-dijo Harry.
- Tú a callar y ven conmigo.-dijo Bec tirando de él.-
- ¡Ánimo tío! –le gritó Louis.
- ¡Suerte! –dijimos Zayn y yo casi a la vez.

Narra Jessica.

Por la mañana me encargé de llamar a Gia para decirla que esa tarde ella, Becca y yo saldríamos de compras. No estaba por la labor de aceptar, poniendo la típica excusa de que no tenía ganas de salir, que había muchas cosas que hacer para las clases de la semana que viene pero, tras varios minutos insistiendo, conseguí, o más bien la obligué a ello, que aceptara la propuesta.

El pájaro ya está en el nido.”­-me eché a reír a carcajada limpia cuando vi su mensaje. Habíamos quedado en que Zayn me avisaría cuando Harry estuviera ya en casa de Bec.
Yo me encargo de que el otro pájaro también llegue al nido”-respondí siguiéndole el juego.
Que tonta eres.
No si ahora la tonta seré yo…el que ha empezado con la tontería del pájaro has sido tú.
Era para darle emoción al asunto, mujer.

Nuestra entretenida conversación tuvo que terminar porque si no, no saldría de casa y por consiguiente, no llevaría al “pájaro” a su nido. Me vestí de manera sencilla: unos vaqueros, un jersey porque hacía bastate frío y las botas. Me maquillé ligeramente y me preparé el bolso con todo lo necesario.

-¿Vas a salir con Zayn? –preguntó mi madre cuando bajé las escaleras.
- No.-contesté.- Vamos a intentar que Gia y Harry vuelvan.-expliqué.- Déseame suerte, soy algo así como el cebo.
- ¿Tú? Pero si para eso hay que mentir y tú…
- Lo sé, mamá.-reí.
- Suerte cielo.-dijo besando mi mejilla y salí de casa.

Caminé unos minutos acompañada por la música que salía de mi ipod y llegué a casa de Gia. Llamé y no me hizo esperar apenas porque ya estaba preparada así que, juntas, pusimos rumbo a casa de Bec.

- ¿Y a qué se debe esta salida? –preguntó y me encogí de hombros.
- Está bien despejarse un poco.-contesté.
- No sé, es raro, ni Tay ni Des están y solemos salir siempre todas juntas.-

No hagas preguntas, Gia, bueno no, mejor no digas nada, porque si tengo que empezar a mentir terminaré liándome y echándolo todo a perder. Menos mal que no necesité contestar a su última afirmación porque ya estábamos llegando a casa de Rebecca. Nos abrió y saludó a ambas con un abrazo.

-Pasad, solo me falta ponerme los zapatos.-dijo.- Ah, Gia.-la llamó cuando iba por la mitad de las escaleras.- ¿Me acompañas un momento? Quiero enseñarte una cosa.- Y ahí estaba la frase clave de nuestro plan.

Narra Harry.

No tenía un día demasiado positivo, la verdad. Bueno no es que no fuera demasiado positivo es que no lo era nada, vamos, no me había levantado con ninguna gota de positivismo en mi cuerpo. Saldría mal, a pesar del esfuerzo y las ganas que todos mis amigos habían puesto en que aquello funcionara, sabía que saldría mal. Era una especie de intuición. Pasé gran parte de la mañana con Louis intentando animarme, se quedó a comer en casa y después se nos unió Zayn. Juntos fuimos a casa de Rebecca, donde nos encontramos con ella por supuesto y con Niall. Después de intercambiar un par de frases, ella me condujo hasta la cocina, el lugar que sería mi escondite durante los próximos segundos mientras escuchaba a mis amigos mandarme mensajes de apoyo.

-No te preocupes, no va a tener más narices que escucharte.-me dijo Bec.
-¿Tienes muchas cosas que puedan ser usadas como armas? –pregunté y ella rió.

- Alguna hay por ahí…-sonrió.-
- Pues deberías quitarlas o puede que ocurra una desgracia hoy.-bromeé aunque en realidad no lo viera como una broma.
- No digas chorradas. Os queréis, va a funcionar.
- Tú no te mostrabas optimista con este plan, ¿a qué viene ese cambio? –pregunté curioso.
- No sé.-se encogió de hombros.- Digamos que creo en el amor, simplemente.-Suspiré y me abrazó.- Mucha suerte, Hazza.
- Gracias, Bec.-besó mi mejilla para dejarme solo después.-

Me senté en el suelo, con la espalda apoyada en la puerta de la nevera a esperar. Aunque no tuve que hacerlo durante mucho tiempo. Unos minutos después escuché voces en el salón y una era la de ella. Cerré los ojos y respiré hondo, pensando con qué frase empezar la conversación que se avecinaba.

Narra Gianna.

Aquella mañana de sábado la había pasado tumbada en la cama charlando a través del móvil con James. Él había estado ayudándome durante toda la semana a que el tema de Harry saliera de mi cabeza, me distraía con sus bobadas y era un chico encantador. A pesar de que las chicas habían pasado tiempo conmigo no me sentía tan cómoda como con él, más que nada porque sabía que Harry seguía siendo su amigo, es más, que estaban de su parte, querían que le escuchara y por eso no podía hablar de lo que pensaba de la situación con ellas. Cosa que con James podía hacer fácilmente. Jess me lalmó y aunque no tenía ganas de salir, terminé aceptando una tarde de compras con ella y Rebecca. Estaba lista cuando sonó el timbre y ambas caminamos sin hablar demasiado hasta casa de mi otra amiga. Eso era raro. Normalmente era difícil estar calladas cuando estábamos juntas alguna de nosotras.

- Pasad, solo me falta ponerme los zapatos.-dijo Bec tras darnos un abrazo a modo de saludo.- Ah, Gia.-me llamó cuando iba por la mitad de las escaleras.- ¿Me acompañas un momento? Quiero enseñarte una cosa.-Fruncí el ceño sin entender muy bien pero accedí a lo que había pedido.
- Claro.-contesté y la seguí hasta el piso superior. Entramos en su habitación.
- Te va a encantar el nuevo vestido que he hecho con ayuda de mi madre.-dijo.- Espérame aquí, lo tengo en la habitación de mis padres.-dijo y salió rápidamente.

Esperé sentada sobre la cama aunque a decir verdad, la espera se me estaba haciendo demasiado larga. Hasta donde yo sabía la habitación de sus padres era la de al lado y no se tardaba más de diez minutos en ir a buscar algo a una habitación contigua a la tuya. ¿Qué estaba pasando aquí? Me levanté y abandoné la habitación.

- ¿Bec? –grité mientras caminaba por el pasillo.- ¿Jess? –dije de la misma manera bajando las escaleras.
- Nos han dejado solos.-dijo una voz a mis espaldas y cerré los ojos pidiendo a gritos que no fuera él pero desgraciadamente, mi deseo no se hizo realidad.

Narra Zayn.

Cuando Bec terminó de “esconder a Harry”, Niall, Louis y yo salimos de allí quedando en vernos más tarde en una cafetería del centro. Caminamos con tranquilidad y nos sentamos en una mesa.

-¿No puedes esperar a que vengan?-le dijo Louis a Niall que ya le había pedido algo para merendar a la camarera.
- Estoy nervioso y eso me da más hambre.
- ¿Más todavía? –pregunté yo incrédulo. Desde que le conocí me había sorprendido que con lo delgado que estaba fuera posible que comiera tanto al cabo del día.

Nos quedamos allí charlando mientras el pequeño irlandés llenaba su estómago y un rato después aparecieron Bec y Jess. Se sentaron con nosotros y pideron algo de beber.

-Nuestra parte está completada, ahora solo queda cruzar los dedos.-dijo Jess.
- ¿Créeis que saldrá bien? –preguntó Louis.
- Eso esperamos.-dijo Bec.

Estábamos hablando y riendo de alguna chorrada cuando el móvil de Louis sonó y la cara que puso al leer lo que le hubieran enviado fue épica, cosa que no me extrañó cuando después me pasó el teléfono para que yo mismo lo leyera. Hice una mueca que les indicó a los demás que Harry estaba en lo cierto.




¡Hola chicas! Siento MUCHO haber tardado tanto...lo que pasa es que he tenido una semana muy ocupada, la verdad. No tengo apenas tiempo para escribir pero no os preocupéis no voy a dejar ninguna de las dos fics, eso ni muerta, vamos. Pero se me ha ocurrido algo, veréis he pensado subir esta fic los lunes y la otra los viernes y yo iré escribiendo lo que pueda y si consigo avanzar y tener variosa capítulos escritos pues ya os subiré dos de cada fic por semana pero de momento lo voy a hacer así, bueno, claro se aceptan sugerencias si preferís que suba otro día de la semana, me da igual excepto los martes (porque ahora voy a empezar con clases de guitarra y no me dará tiempo). Bueno, lo dicho, que el lunes tendréis seguramente capítulo de esta y en este finde intentaré subiros de la otra. Espero que os haya gustado el capítulo. Ah, ¿tenéis ya entradas para el WWAT? Yo voy a Madrid, así que nos veremos por allí. Muchísimas gracias por todo y sobre todo, por la paciencia esperando capítulo nuevo.
Love,
Sarai.

18 comentarios:

  1. BUAAAAA QUE VUELVAN YA GIA Y HARRY POR FAVOOOOR.

    Me encanta el fic, por cierto. :)
    ¡Siguiente cap plis!

    Un besito, FandomsFacts.

    ResponderEliminar
  2. Ahhhhjjj me mueroooo pobrecitos gia y harry!! No lo dejes asi!! Porcierto u idea es buena, a mi me parece bien :)
    Sigue asiiiii!!!!
    Love <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, pobrecillos pero esto no tiene una rápida solución...
      Muchas gracias.

      Eliminar
  3. Saraaai por dios buscale una nueva pareja a Harry te lo suplico, no puedes dejarlo solo, no, no :(
    Haber, el capitulo, yo me temía que el plan no funcionara, después de tos comentarios... aun que es cierto que ha sido bastante divertido hasta antes de que se quedaran Gia y Harry solos. Siento no escribir un comentario largo de los míos, pero igual que tu, estoy llena de cosas que hacer.
    Jopetas no digas lo de las entradas :( :( :( que yo las tengo en Barcelona y no nos podremos ver como tu dices :( :( me voy a llorar a un rincón.
    Bueno, espero el siguiente impaciente como siempre :)

    Love you <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y si le dejo solito? ¿En serio crees que estará bien para empezar algo con una nueva pareja?
      No podía ponerlo todo tan fácil, las cosas no van así... Si, eso sí.
      No te preocupes :)
      Jo, vale, ya me callo. Yo también quería verte :'''( Pero estoy segura de que algún día nos veremos, lo sé.

      Love you <3

      Eliminar
  4. INSISTO DE NUEVO: QUIERO QUE HARRY Y GIA VUELVAN.

    Joh... te quería conocer.. pero vas a Madrid, yo voy a Bcn. ¿Que te parece si te secuestro y así te vienes conmigo? Te escondo dentro de mi zapato y entras sin entrada ni nada. Vale, he visto demasiadas películas policíacas.

    Me encanta mucho tu novela:)
    un beso <3

    @_madlife

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya veremos...¿y si no vuelven?

      JAJAJAJA Vale, me cuelas y asunto arreglado.

      Muchas gracias.

      Eliminar
    2. Si no vuelven mardisión gitana.

      Eliminar
  5. Sabía que no funcionaría, lo sabía, como iba a funcionar si eres la reina del jodido drama...
    Ahora mismo te odio, sabes que amo a Harry y Gia más que a ninguna otra parejita, me estás haciendo sufrir de lo lindo ehh rubia!!!
    En fin hoy dejó comentario corto que tengo muvho sueño.
    Me ha encantado el capítulo por cierto.
    Un beso enorme
    Love you bonita mía :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto. Me conoces y sabes que no voy a ponerlo todo tan fácil...aún así, queda saber qué habrá pasado en esa casa...
      Lo siento :(
      Muchas gracias, Cate.
      Love you <3

      Eliminar
  6. Dios mío no tengo ninguna pega este capítulo me ha ENCATADO bueno lo de harry me has dejado un poco dudosa jaaj eso significa que no van a volver ? Y james vete q no me cae bien JAAJJA
    YO TAMBIÉN VOY AL WWAT EN MADRID ESPERO VERTE :3
    Muak

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso significa que el plan no ha funcionado... JAJAJA
      Claro que sí :D
      Muchas gracias.

      Eliminar
  7. Nonononononononononononononononononono y noooo!! He odiado esa última parte! ¿Quiere decir que no salido bien, verdad? Ayyyyyyyy nooooo! James tu fuera, apartate de Gia noooo! Lo he pasado muy mal, arreglalo por dios!
    Las demas parejas geniales como siempre, me encantan!
    Espero el siguiente! Un besooo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quiere decir...bueno, ya lo veréis. Jajajajaja quien sabe, quizás no lo arreglo y se queda así para siempre.
      Muchas gracias.

      Eliminar
  8. ¿Por qué ha tenido que ir mal? No no no no no, no vale, jo, me indigno. Me has dejado con la intriga!! No puede ser que todo el esfuerzo no haya servido de nada.
    Espero demasiado ansiosa el siguiente <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Porque no todo puede salir bien a la primera...
      Muchas gracias.

      Eliminar